“Cultura 15”, reflexiones sobre la cultura en el siglo XXI

“Vivimos en un momento histórico en el que, como en ninguna otra época anterior, compartimos conocimiento entre seres humanos gracias a la revolución digital. Especialmente a la revolución que ha supuesto Internet para el mundo de la cultura”. Se inaugura con estas palabras la primera de las jornadas de este encuentro organizado por Radio 3 y el Museo del Prado, bajo el título La cultura del siglo XXI, un nuevo escenario.

IMG_9186
De izquierda a derecha, en el Claustro de los Jerónimos: Patricio Pron, Aloma Rodríguez, Carlos Pardo y Julio Llamazares en la jornada sobre La literatura, cambios de lectura y nuevos formatos /Vanesa Rodríguez

Ya a finales del siglo XX nos hablaba el sociólogo polaco Zygmunt Bauman de la “modernidad líquida” como escenario “mundial” de constante cambio y transitoriedad: consumismo, liberalización de los mercados, globalización e incertidumbre. Todo ello bajo una metáfora de liquidez que ahonda desde cultura general hasta los vínculos humanos más estrechos. Incluso el amor. “Los sólidos conservan su forma y persisten en el tiempo: duran, mientras que los líquidos son uniformes y se transforman constantemente: fluyen”.

Esta “crisis global” de la propia cosmovisión humana de la que hablan ya tantos pensadores contemporáneos, sumado a la crisis económica actual, la consideran otros a su vez como punto de partida e inspiración de artistas que irrumpen ante dicha situación con sus más extraordinarias potencialidades de creación. “Esta incertidumbre cotidiana de falta de horizontes es la que precisamente está potenciando hoy el arte” argumenta José María Lasalle, Secretario de Estado de Cultura durante el debate de inauguración.

Pero no hablamos ya solo de artistas de profesión, sino de toda una generación (si no varias) que encuentran desde hace más de una década su fuente de expresión en las redes sociales. Veinte mil formas de creatividad compartida: “Por primera vez deja de haber una visión única, una única manera de entender el mundo, una sola manera de entender el arte. Y aparece dentro de un conjunto de sectores sociales que pugna por alzar la voz, decir su nombre y explicar con sus propias palabras todo aquello que quieren decir” expresa Libán José María García, director de Ibán de Valencia.

Lo cual abre un debate sobre el exceso de cultura que ofrece Internet y hasta qué punto esta corre el riesgo de “banalizarse” dentro del magma de información; que algunos expertos consideran que impide “localizar lo cualitativo”. Hablamos de un escenario en el que se ha roto con el concepto de estructura jerárquica, que a lo largo de la Historia del Arte ha reconocido siempre unos cánones estéticos y literarios, difíciles de identificar en la actualidad. Puesto que “el bosque a menudo impide ver el árbol”, tal y como han señalado los expertos de la jornada de literatura, ante tanto internauta que publica hoy en la red.

Concibiendo la cultura como el intento humano de comprender la época en la que vive,  se ha hablado también de saturación y “vértigo” frente al continuo intercambio de experiencias en los mundos virtuales. La libertad de expresión no conoce ya límites. “Han saltado por los aires las nociones-espacio temporales a las cuales estamos acostumbrados a vivir, pues se está trasformando nuestra cotidianidad, nuestra manera de entender el mundo y de relacionarnos con el espacio y el tiempo” expresan desde La Casa Encendida. “Ahora podemos saber lo que un poeta está escribiendo en Sudáfrica, al mismo tiempo que conocer la música que se está creando en el norte de Japón o las fotografías que está haciendo alguien en Alaska. Casi inmediatamente”.

De igual manera se ha debatido sobre la experiencia contemporánea de visitar museos,  en relación con la concepción moderna y masificada del arte como forma de entretenimiento. Frente a la antigua concepción de la cultura como adquisición minoritaria de sabiduría. “Hoy se ha convertido en una experiencia casi impuesta, la de visitar un museo de la fama del Louvre o del Vaticano… Se trata de demostrar simplemente que has estado allí” critica el PRADO, quien lamenta la pérdida del “disfrute del directo”. “Los turistas se colocan detrás de una cámara de fotos, de un Smartphone, incluso ya ni se detienen en mirar las obras de arte; se hacen un selfie con un palito… Y esto es una perversión, una invasión de las tecnologías”.

Y frente la necesidad de renovación y digitalización de los museos, opina La Casa Encendida que “el problema no está en si vemos el arte de una manera virtual o real, sino en que vivimos hoy en día dentro de un sistema contable”, en el que lo cuantitativo prevalece sobre lo cualitativo. “Parece que acumulamos todo: tenemos que ver x cosas, obtener x likes, lograr que el museo reciba x visitas… medimos todo por números” y añade que “con que al final una persona tuviese una experiencia increíble delante de un cuadro, ya valdría”.

Publicado en: http://www.descubriendo.me/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

49 Escalones

[lectura y crítica]

Leer es vivir dos veces

Blog de literatura \ Reseñas de libros

Literatura Femenina

Difusión de obras literarias escritas por mujeres

Soy Literauta

Prof. Erick Guillén - Arte & Literatura

A %d blogueros les gusta esto: