La bicicleta verde

No es solo un juguete. Quien monta una bicicleta gana velocidad, libertad, proyección. Escoge lugar de destino. Inspirada en una de sus sobrinas, la directora Haifaa al –Mansour describe a la protagonista de La bicicleta verde (2012) como a la niña que le habría gustado ser: Wadjda es una chica de once años que vive en los suburbios de Riad, capital de Arabia Saudí; desea comprar una bicicleta para competir en la calle con su mejor amigo. Su madre, quien considera este juguete como un peligro y acto de rebeldía, será la primera en enfrentarse a este sueño y en defenderla frente a una sociedad tradicional que no ve con buenos ojos el comportamiento atrevido de la chica. Un comportamiento que va desde calzar unas Converse hasta poner en duda el discurso unilateral de la directora de su escuela.

Se trata de una historia tierna, agridulce, modesta; de lazos familiares y entornos cotidianos en los que las mujeres sellan también sus propias contradicciones. Naturalidad, poco dramatismo. Una historia que en su lengua original y con subtítulos suena mejor. Entre otras cosas porque Wadjda, para lograr ahorrar el dinero necesario para comprarse la bici, se presenta a un concurso en el que tiene que aprender a recitar la melodía del Corán.

Haifaa al-Mansour (Riad, 1974) es la primera directora en la historia del cine de Arabia Saudí. “Es difícil imaginar convertirse en directora en un país en el que no hay salas de cine” explicaba la joven cineasta un año después del rodaje, refiriéndose a los orígenes de su vocación. “Nunca se me dijo que no podía hacer algo por ser mujer”. La educación fue un sello de distinción en una casa en la que se criaron hasta doce hermanos. Fue su padre, abogado y poeta, quien la acercó al mundo del cine con el alquiler de películas pirata y su familia quien la animó a estudiar filosofía y literatura en El Cairo. Casada con un diplomático americano asistiría años más tarde a una escuela de cine en Sídney, Australia. Su gran lanzamiento, Wadjda (La bicicleta verde en español), se estrenó a nivel mundial en el festival de Venecia en 2012 y es el primer largometraje rodado íntegramente en Arabia Saudí. El proyecto no fue fácil: en algunos barrios conservadores la directora tuvo que permanecer escondida en una camioneta-caravana, desde la cual se comunicaba a través de walkie-talkie con actores y operadores. Hablamos de una sociedad segregada en la que hombres y mujeres comparten a veces poco más que hijos y cama. No obstante, Al Mansour se muestra optimista con su país: “Arabia Saudí está cambiando. No es un cambio radical como en otros países pero poco a poco se va abriendo camino…” explica, a pesar del mensaje crítico que encontramos en la que es considerada hasta el momento su mejor película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

49 Escalones

[lectura y crítica]

Leer es vivir dos veces

Blog de literatura \ Reseñas de libros

Literatura Femenina

Difusión de obras literarias escritas por mujeres

Soy Literauta

Prof. Erick Guillén - Arte & Literatura

A %d blogueros les gusta esto: