Tribuna olvidada

La Tribuna (1883), de Emilia Pardo Bazán

Ha tenido que pasar un siglo desde su muerte para que resuenen curiosidades por internet. La que más nos ha podido irritar: su intimidad epistolar con Pérez Galdós. No hay necesidad de rescatar con esa tonalidad de morbo. U ondeando una bandera feminista que se queda a los pies de mero detalle de biografía. Ciclos de conferencias de calidad también los ha habido: Instituto de Estudios Madrileños en YouTube o los lunes de Pardo Bazán, en Radio Nacional.

Rememorarla en mayúsculas es rememorar su prosa.

El otro día escuché La Tribuna. Dicen que la publicación de este libro le costaría su matrimonio. Tal vez escucharlo no sea lo mismo que leerlo. Su efecto en los oídos, en la imaginación es cautivador. Una ventana gráfica a La Coruña de 1868.

No puedo creer que no haya una página en Wikipedia dedicada a este libro.

Llevaba años reclamando una perspectiva femenina del siglo XX hacia detrás. No me vale Tristana, ni La Regenta. Perspectiva de costumbre y observación sin filtro. Ojalá nos hubiesen llegado más diarios de época.

La prosa de La Tribuna es culta, es popular. Es precisa, inteligente y coloquial. La psicología de sus personaje divertida, de perfil; se ciñe a la realidad de sus acciones, sus no acciones. La profundidad viene marcada por sus ritmos, diálogos de naturaleza liviana. Contrapeso al naturalismo más duro; eco de determinismo social. Especialmente en el sentido económico y sexual de la palabra.

Un castellano que da gusto escuchar. La soltura de quien conoce las almas humanas y te las desvela de un plumazo. Pocas protagonistas son muchachas pobres de 15 años. Cigarreras como las de Sevilla. Efervescencia de ideas, dicotomía social: Constitución hacia delante, liberales un paso atrás. Lagunas colectivas. Oratoria de papagayo de prensa. La política también como no política. Revolución Industrial en marcha. Campo frente a ciudad.

Interesante visión del amor. De la no educación. Derechos colectivos, libertad individual en su doble cara. Confrontación entre el plano ilusorio y la realidad.

Relato de lo no ocurrido.

Interesante la figura aristocrática de Emilia. Humanista con amplitud de foco. Privilegio de sensibilidad social.

3 comentarios sobre “Tribuna olvidada

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

49 Escalones

[lectura y crítica]

Leer es vivir dos veces

Blog de literatura \ Reseñas de libros

Literatura Femenina

Difusión de obras literarias escritas por mujeres

Soy Literauta

Prof. Erick Guillén - Arte & Literatura

A %d blogueros les gusta esto: