Tribuna olvidada

La Tribuna (1883), de Emilia Pardo Bazán Ha tenido que pasar un siglo desde su muerte para que resuenen curiosidades por internet. La que más nos ha podido irritar: su intimidad epistolar con Pérez Galdós. No hay necesidad de rescatar con esa tonalidad de morbo. U ondeando una bandera feminista que se queda a los... Leer más →

“Madre”, por Luis García Montero

Dentro de nada, cuando me den permiso las estúpidas fieras de mi tiempo, cumpliré una palabra que nunca me pediste. Te llevaré a París. ... Porque tal vez, entonces, en los Campos Elíseos o en las aguas del Sena, con Notre Dame al fondo o con la Torre Eiffel, veré de nuevo el brillo más... Leer más →

“En la melodía, como en el dulce, se refugia la emoción de la historia”: LAS NANAS DE LORCA

Retrato de Federico García Lorca, por Salvador Dalí (1927)   En todos los paseos que yo he dado por España, un poco cansado de catedrales, de piedras muertas, de paisajes con alma, me puse a buscar los elementos vivos, perdurables, donde no se hiela el minuto, que viven un tembloroso presente. Entre los infinitos que... Leer más →

Anarquía y jerarquía

Los "anarquistas" del puestecillo de San Jacinto Juan Belmonte (1892 -1962) fue un torero sevillano de origen humilde. Nació en la calle Feria, donde su padre montaba un puesto de quincalla en el mercadillo de los jueves. A los 8 años quedó huérfano de madre y se decidió que abandonaría la escuela. Durante su vida... Leer más →

Sobre la juventud, por Aristóteles

«Los jóvenes son propensos a desear y a hacer lo que desean. En cuanto a los deseos del cuerpo son especialmente inclinados a los sexuales, aunque también son inconstantes y dados a aburrirse de ellos; desean vehementemente pero se les pasa rápidamente (…). Son temperamentales, vehementes e inclinados a la ira, y se dejan dominar... Leer más →

El color del trigo

Entonces apareció el zorro: —¡Buenos días! —dijo el zorro. —¡Buenos días! —respondió cortésmente el principito que se volvió pero no vio nada. —Estoy aquí, bajo el manzano —dijo la voz. —¿Quién eres tú? —preguntó el principito—. ¡Qué bonito eres! —Soy un zorro —dijo el zorro. —Ven a jugar conmigo —le propuso el principito— ¡estoy tan... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: